Av. Colón 2034 - Tel/Fax (0223) 4955574 - (223) 6155591 - facebook

Actualidad Inmobiliaria

13 de Junio de 2011

Invertir en propiedades, el mejor resguardo frente a la inflación

Buena parte de las operaciones son impulsadas por pequeños inversores, un público que cuenta con un capital de entre US$ 35.000 y US$ 45.000.

La inflación se convierte en un problema a la hora de ahorrar, ya que destruye el poder de compra real. Los analistas económicos dicen que los ladrillos y el dólar siguen siendo, para los más conservadores, la mejor opción para resguardar su dinero en un contexto de suba de precios.

El valor de la propiedad, y su proyección a corto y mediano plazo, es una cuestión determinante para definir dónde y cuándo hacer una compra. En la actualidad, buena parte de las operaciones son impulsadas por pequeños inversores, un público que cuenta con un capital de entre US$ 35.000 y US$ 45.000.

¿Cómo elegir el mejor terreno? Los expertos recomiendan darle prioridad a una premisa: si se compra una propiedad para una futura venta, lo primordial es que tenga "rápida salida". Otro punto clave para que la inversión no se desvalorice es la ubicación de la vivienda. La seguridad es hoy el factor más determinante en una compra, por eso la cercanía con zonas comerciales garantiza que lo invertido no pierda su valor ni el interés de futuros compradores. Una alternativa extra es la posibilidad de alquilar la propiedad para obtener una renta hasta el momento oportuno para vender.

Frente a la inflación actual y la volatilidad de otros mercados, la demanda con ahorros se vuelca a los inmuebles. El ladrillo se instaló en el consciente colectivo como un refugio que no se discute, en particular después de experiencias donde quedaron atrapados los ahorros o simplemente se volatilizaron.

Técnicamente, se podría hablar de una "sobreinversión" en el sector que no sólo sostiene el precio de las propiedades sino su constante apreciación en dólares. De ahí que los asalariados, cuyos ingresos van a la saga de esa suba, se alejan cada vez más de la posibilidad de hacerse propietarios. A muchos de ellos no les queda más remedio que anotarse en algún plan estatal de vivienda social.

Pese a esta situación de desventaja del asalariado, los especialistas aseguran que no hay que esperar una baja de los valores inmobiliarios, que se muestran entonados por la presión compradora de los sectores medios y altos de la sociedad.

Una cosa parece clara: la inversión en ladrillos tiene arraigo entre los marplatenses. La propiedad es vista entre los ciudadanos como un refugio de valor, una eventual fuente de renta y una garantía de seguridad ante la inestabilidad del país.

Actualidad Inmobiliaria

Más Notas

Consultar

Complete el formulario consultando por esta propiedad y le responderemos a la brevedad. Gracias por comunicarse con Sanz & Ordoqui Propiedades.